Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
Enciclopedia
Translate

Ecografía abdominal

¿Qué es una ecografía abdominal?

La ecografía abdominal (sonograma) es una prueba de diagnóstico por imágenes que se utiliza para evaluar los órganos y las estructuras del abdomen. Entre estos se incluyen los siguientes:

  • Hígado

  • Vesícula biliar

  • Páncreas

  • Vías biliares

  • Bazo

  • Riñones

  • Aorta abdominal

  • Apéndice

La ecografía le permite a su proveedor de atención médica ver con facilidad los órganos y las estructuras abdominales desde el exterior del cuerpo. La ecografía se puede usar también para evaluar la circulación de la sangre a los órganos abdominales.

Una ecografía abdominal usa una sonda manual que se llama transductor. Este envía ondas sonoras ultrasónicas a una frecuencia demasiado alta como para ser oída. Cuando el transductor se coloca sobre el abdomen en determinados lugares y ángulos, las ondas sonoras atraviesan la piel y otros tejidos del cuerpo hasta llegar a los órganos y las estructuras del abdomen. Las ondas sonoras rebotan en los órganos como un eco y regresan al transductor. El transductor capta las ondas reflejadas, que se convierten en una imagen electrónica de los órganos.

Los diferentes tipos de tejidos del cuerpo afectan la velocidad en que viajan las ondas sonoras. El sonido viaja más rápido por el tejido óseo y se mueve más lento por el aire. Según la velocidad de regreso de las ondas sonoras y la proporción de las ondas que regresan al transductor, este interpreta que se trata de distintos tipos de tejido.

Antes del procedimiento, se aplica un gel transparente a base de agua sobre la piel, lo que permite que el transductor se mueva con fluidez sobre la piel. También ayuda eliminar aire que pueda estar entre la piel y el transductor.

La ecografía se puede usar también para evaluar la circulación de la sangre en el abdomen. El transductor que hace este procedimiento contiene una sonda Doppler, que evalúa la velocidad y la dirección del flujo sanguíneo en los vasos sanguíneos, lo que hace que las ondas sonoras se escuchen con más facilidad. La intensidad de las ondas sonoras indica la velocidad de circulación de la sangre dentro de un vaso sanguíneo. La ausencia o la debilidad de esos sonidos puede significar que existe una obstrucción del flujo sanguíneo.

¿Por qué podría necesitar una ecografía abdominal?

La ecografía abdominal puede utilizarse para evaluar el tamaño y la ubicación de los órganos y las estructuras del abdomen. También se puede usar para determinar si en el abdomen existen afecciones como, por ejemplo:

  • Acumulaciones de líquido (quistes)

  • Tumores

  • Acumulaciones de pus (abscesos)

  • Obstrucciones

  • Acumulación de líquido

  • Coágulos en los vasos sanguíneos

  • Infección

  • Cirrosis

  • Aneurisma de la aorta abdominal

Una ecografía puede medir el tamaño de la aorta abdominal. Es posible que esto se haga para detectar un aneurisma aórtico, que es una dilatación y un debilitamiento de los vasos sanguíneos. Con una ecografía también se pueden encontrar cálculos en la vesícula, los riñones y los uréteres.

Una ecografía abdominal se puede utilizar para guiar agujas que se usan para realizar una biopsia, una extracción de una muestra de tejido para realizar pruebas, y para vaciar líquido de un quiste o una infección con pus (absceso).

La ecografía se puede usar también para evaluar la circulación de la sangre en el abdomen.

Su proveedor de atención médica puede tener otros motivos para recomendar la realización de una ecografía abdominal.

¿Cuáles son los riesgos de una ecografía abdominal?

No se usa radiación y, en general, no sentirá molestias por el movimiento del transductor ecográfico sobre la piel. No se usa radiación ni medios de contraste, de modo que la ecografía se puede usar de forma segura durante el embarazo o en personas que tienen alergias al medio de contraste.

Es posible que haya riesgos, según su afección específica. Hable con su proveedor de atención médica sobre cualquier inquietud que tenga antes de la prueba.

Hay ciertos factores o afecciones que pueden interferir en los resultados de la prueba. Incluyen los siguientes:

  • Obesidad grave

  • Bario en los intestinos por un procedimiento con bario reciente

  • Gases intestinales

¿Cómo me preparo para una ecografía abdominal?

  • El proveedor de atención médica le explicará en qué consiste la prueba y usted podrá hacer preguntas.

  • Quizá le pidan que firme un formulario de consentimiento que le da permiso a su médico para realizar la prueba. Léalo atentamente. Si algo no le quedó claro, haga todas las preguntas que necesite hacer antes de firmarlo.

  • El tipo de preparación, como ayunar (no comer) o recibir sedantes (usar medicamentos para producirle sueño), se determinará según la zona específica que se examinará. Su proveedor de atención médica le dará las instrucciones que sean necesarias.

  • Aunque el gel que se aplica sobre la piel durante el procedimiento no mancha la ropa, es posible que no pueda quitarse completamente el gel de la piel después de la prueba. Quizás le convenga usar ropa más vieja.

  • En función de su afección, puede que su proveedor de atención médica le indique una preparación específica.

¿Qué sucede durante una ecografía abdominal?

La ecografía abdominal puede hacerse de manera ambulatoria, lo que significa que puede volver a su casa ese mismo día, o pueden realizársela como parte de una internación. Las pruebas pueden variar según su afección y las prácticas de su proveedor de atención médica.

En general, la ecografía abdominal implica el siguiente proceso:

  1. Le pedirán que se quite las prendas, joyas u otros objetos que puedan entorpecer la exploración.

  2. Si le piden que se quite la ropa, le darán una bata para que se coloque.

  3. Usted estará acostado en una camilla para examen. Se acomodará de costado o boca arriba, según la zona específica del abdomen que se examinará.

  4. Se le colocará sobre la piel del abdomen un gel transparente a base de agua.

  5. Se presionará el transductor contra la piel y se lo moverá sobre la zona que se esté estudiando.

  6. Si se está evaluando la circulación de la sangre, es posible que usted oiga un zumbido cuando se esté usando la sonda Doppler.

  7. Una vez realizada la prueba, le limpiarán el gel.

La ecografía abdominal en sí no provoca ningún dolor. Pero tener que permanecer estirado y quieto durante el estudio puede causar molestias leves, y es posible que el gel se sienta frío y húmedo. El técnico empleará todas las medidas para que usted se sienta lo más cómodo posible y completará la prueba sin demoras para reducir cualquier molestia.

¿Qué sucede después de la ecografía abdominal?

No se requieren cuidados especiales después de la ecografía abdominal. A menos que el proveedor de atención médica le indique lo contrario, podrá retomar su dieta y sus actividades habituales.

Su proveedor puede darle otras instrucciones después de la prueba, según su situación en particular.

Próximos pasos

Asegúrese de saber lo siguiente antes de aceptar someterse al procedimiento:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento

  • Los motivos por los que se realiza la prueba o el procedimiento

  • Los resultados que puede esperar y qué significan

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o del procedimiento

  • Los efectos secundarios y las complicaciones posibles

  • Cuándo y dónde le realizarán la prueba o el procedimiento

  • Quién es la persona que realizará la prueba o el procedimiento y sus conocimientos o experiencia

  • Qué sucedería si no se realizara la prueba o el procedimiento

  • Las pruebas o los procedimientos alternativos disponibles

  • Cuándo y cómo obtendrá los resultados

  • A quién llamar luego de la prueba o del procedimiento en caso de tener preguntas o problemas

  • Cuánto deberá pagar por la prueba o el procedimiento

Revisor médico: Jen Lehrer MD
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Revisor médico: Ronald Karlin MD
Última revisión: 4/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.