Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
Cirugías y procedimientos
Translate
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z Al inicio
Pulse una letra para ver la lista de procedimientos que comienzan con esa letra.
Pulse 'Al inicio' para volver al inicio de esta sección.

Radiografías de la columna vertebral, del cuello o de la espalda

¿Qué son las radiografías de la columna vertebral, del cuello o de la espalda?

En las radiografías, se usan haces de energía para generar imágenes de los tejidos, los huesos y los órganos en una placa o una computadora. Las radiografías habituales se hacen por muchos motivos. Entre ellos, el diagnóstico de tumores, lesiones óseas y otras causas de dolor en la columna vertebral.

Los rayos X atraviesan los tejidos del cuerpo para llegar a placas especiales parecidas a películas de cámaras fotográficas. Esto genera una imagen en “negativo”. Cuanto más sólida la estructura, más blanca se ve en la placa. Hoy en día, en vez de usar una película, las radiografías se hacen utilizando computadoras y medios digitales.

Cuando los rayos X atraviesan el cuerpo, las distintas partes del cuerpo permiten el paso de distintas cantidades de haces de rayos. En las imágenes aparecen algunas partes más claras y otras, más oscuras. Cuán claras u oscuras sean esas áreas depende de la cantidad de rayos X que hayan atravesado los tejidos. Los tejidos blandos del cuerpo (como la sangre, la piel, la grasa y los músculos) permiten el paso de la mayoría de los rayos X. Esas áreas se ven gris oscuro en la película. Los huesos o los tumores son más densos que el tejido blando y no permiten el paso de muchos rayos X, por lo que se ven blancos en la radiografía. Cuando un hueso está roto, es decir, hay una fractura, el haz de rayos X pasa a través del área quebrada y se la ve como una línea oscura en el hueso blanco.

Pueden hacerse radiografías de la columna vertebral para observar sus distintas zonas. Llamamos a estas zonas secciones cervical, torácica, lumbar, sacra y coccígea. Para diagnosticar problemas en la columna vertebral, la espalda o el cuello, también pueden realizarse otras pruebas. Estas pruebas son las siguientes: mielografía, tomografía computarizada, resonancia magnética y gammagrafía ósea. 

¿Por qué necesitaría una radiografía de la columna vertebral, del cuello o de la espalda?

Pueden hacerse radiografías de la columna vertebral, del cuello o de la espalda para diagnosticar lo siguiente:

  • La causa del dolor de espalda o de cuello

  • Huesos rotos (fracturas)

  • Reumatismos articulares

  • Luxación o desplazamiento de una vértebra sobre la vértebra que está por debajo de ella (espondilolistesis)

  • Degeneración de los discos

  • Tumores

  • Problemas en la curvatura de la columna vertebral, como la cifosis o la escoliosis

  • Problemas con los que se nace (congénitos)

Es posible que su proveedor de atención médica tenga otras razones para recomendar una radiografía de la columna vertebral, del cuello o de la espalda.

¿Cuáles son los riesgos que conlleva una radiografía de la columna vertebral, del cuello o de la espalda?

Quizá sea conveniente que hable con su proveedor de atención médica sobre la cantidad de radiación que se utiliza durante el procedimiento y los riesgos relacionados con su caso en particular. Se recomienda llevar un registro de sus experiencias anteriores de exposición a la radiación en exploraciones por imágenes y otros tipos de radiografías. Esto le permitirá informarle a su proveedor de atención médica cuáles son sus antecedentes en ese sentido. Los riesgos asociados a la exposición a la radiación pueden estar relacionados con la cantidad total de exámenes o tratamientos con rayos X que haya recibido durante períodos prolongados.

Informe a su proveedor de atención médica si está embarazada o si piensa que puede estarlo. La exposición a la radiación durante el embarazo puede causar anomalías congénitas. Si necesita una radiografía de la columna vertebral, el equipo de atención médica tomará medidas de seguridad especiales para limitar la exposición del bebé por nacer a la radiación.

Es posible que haya otros riesgos, según su estado de salud específico. Hable con su proveedor de atención médica sobre cualquier inquietud que tenga antes del procedimiento.

¿Cómo me preparo para una radiografía de la columna vertebral, del cuello o de la espalda?

  • El proveedor de atención médica le explicará el procedimiento y usted tendrá la oportunidad de hacer todas las preguntas que desee.

  • Normalmente no es necesario prepararse para la radiografía. No necesita estar en ayunas ni recibir medicamentos para relajarse (sedación).

  • Si está embarazada o sospecha que puede estarlo, avísele al técnico radiólogo.

  • Infórmele también si se ha sometido recientemente a un procedimiento radiológico con bario. Este tipo de procedimiento puede impedir que se obtenga una buena imagen radiográfica de la zona baja de la espalda.

  • En función de su estado de salud, el proveedor de atención médica podría darle otras instrucciones de preparación.

¿Qué sucede durante la radiografía de la columna vertebral, del cuello o de la espalda?

Es probable que le hagan la radiografía de manera ambulatoria. Esto significa que puede volver a su casa ese mismo día.  También es posible se haga durante una internación. Los procedimientos varían según su afección y las prácticas de su proveedor de atención médica.

En general, en el procedimiento para una radiografía de la columna vertebral, del cuello o de la espalda se sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se quite la ropa, las alhajas, las horquillas, los anteojos, los audífonos o cualquier otro objeto metálico que pueda interferir en el procedimiento.

  2. Si le piden que se quite la ropa, le darán una bata para que se coloque.

  3. Deberá ubicarse sobre una mesa de radiografías de modo tal que la parte de la columna vertebral cuya imagen se va a tomar quede entre la máquina de radiografías y el medio digital o el cartucho que contenga la película para radiografías. También es posible que el proveedor de atención médica solicite vistas radiográficas que se le tomarán mientras está de pie.

  4. Las partes del cuerpo de las que no se obtendrán imágenes podrán cubrirse con un delantal de plomo (un escudo) para no exponerlas a los rayos X.

  5. El técnico le pedirá que permanezca quieto durante unos momentos en una determinada posición, mientras se hace la exposición a los rayos X.

  6. Si la radiografía se toma para buscar una lesión, deberá tenerse especial cuidado para evitar empeorar la lesión. Por ejemplo, si el proveedor cree que puede tener una fractura de cuello, es posible que se le coloque un cuello ortopédico.

  7. Algunos estudios de la columna vertebral realizados mediante radiografías pueden necesitar diferentes posiciones. A menos que el técnico le indique lo contrario, es muy importante que permanezca quieto mientras se toma la radiografía. Cualquier movimiento podría distorsionar la imagen. Hasta es posible que se necesite otro estudio para obtener una imagen clara de la parte del cuerpo en cuestión. Durante una radiografía de la columna torácica, es posible que le pidan que inhale y exhale.

  8. El haz de rayos X se centrará en la zona que va a fotografiarse.

  9. El técnico se ubicará detrás de una ventana de protección mientras se toman las imágenes.

El procedimiento radiográfico en sí no provoca ningún dolor. Pero mover la parte del cuerpo que se está examinando podría causar molestias o dolor, particularmente cuando se trata de una lesión o durante una cirugía. El técnico empleará todas las medidas para que usted se sienta lo más cómodo posible, y completará el procedimiento sin demoras para reducir cualquier molestia o dolor.

¿Qué sucede después de una radiografía de la columna vertebral, del cuello o de la espalda?

Normalmente no hace falta ningún cuidado especial después de una radiografía de la columna vertebral, de la espalda o del cuello.  Sin embargo, el proveedor de atención médica puede darle nuevas o diferentes instrucciones después del procedimiento, según su caso en particular.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con su proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice su proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una visita de control, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Fetterman, Anne, RN, BSN
Revisor médico: Grossman, Neil, MD
Última revisión: 2/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.